El magnesio es un micromineral esencial con una función estructural fundamental para los seres humanos. Al estar presente en los huesos, su equilibrio resulta básico para un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Además, también lleva a cabo una función reguladora, estando implicado en muchas reacciones de obtención de energía dentro de nuestras células. Y es que este micromineral también contribuye al funcionamiento normal de los músculos. 

 

¿En qué parte de nuestro cuerpo está presente el magnesio?

 

El magnesio está presente en nuestro cuerpo humano, básicamente en músculos y huesos. Y, al mismo tiempo, aunque en pequeñas cantidades, en el corriente sanguíneo y los glóbulos rojos. De aquí reside la importancia de velar por unos niveles equilibrados de magnesio en nuestra dieta. 

 

¿Qué alimentos debemos consumir habitualmente para conseguir los niveles adecuados de magnesio?

En este sentido, por ejemplo, podemos encontrar este micromineral en alimentos como los higos secos, los aguacates, los frutos secos como almendras, anacardos o pistachos, algunas semillas como calabaza, lino o sésamo, los granos de cacao en polvo sin endulzar, el maíz blanco, los caracoles, el pescado graso, las hierbas y especias, en frutas como el pomelo o el limón, el chocolate negro amargo y las bayas, por citar los ejemplos más evidentes.

 

Hay que tener en cuenta que su multifuncionalidad conlleva que llegue a jugar un papel más o menos destacado en más de 300 reacciones que se producen en nuestro organismo, aunque nosotros no seamos conscientes de ellas. Sólo por citar algunos de los ejemplos, el magnesio está presente en:

 

La contracción del músculo

La síntesis de la proteína

El mantenimiento de dientes, corazón y huesos sanos

El favorecimiento de la formación de proteínas

El transporte de oxígeno

El metabolismo de la energía

Las funciones inmunes

La intervención de la contracción nerviosa y en la transmisión nerviosa

 

Es por ello de vital importancia ingerir los alimentos anteriormente citados. Si bien en la mayoría de los casos, los que más se preocupan por mantener unos correctos niveles de magnesio, son los deportistas, principalmente los corredores, es de destacar, que todos deberíamos tener presente el consumo de alimentos con magnesio.

 

¿Cuáles son las consecuencias de la falta de magnesio?

 

Una deficiencia de magnesio suficientemente grande puede causar un daño estructural en las células musculares, con lo que podemos cansarnos antes y tener más fatiga, podemos tener problemas metabólicos a la hora de una producción normal de energía o incluso, sin este micromineral, podemos perder el equilibrio electrolítico en nuestro cuerpo.

 

Otros de los efectos de una falta de magnesio en nuestro organismo pueden ser la irritabilidad, convulsiones, disminución del apetito o musculatura debilitada.

 

Los síntomas de falta de magnesio se manifiestan en irritabilidad, convulsiones, disminución del apetito o musculatura debilitada

 

Por otra parte, es preciso saber que el uso de magnesio es particularmente útil entre aquellas personas, principalmente si hacen deporte, que tienen una una tasa alta de sudoración o que entrenan bajo unas condiciones meteorológicas de calor intenso. Nuestro organismo está preparado para eliminar por sí mismo el exceso de magnesio. 

 

Consumir alimentos naturales como higos secos (ya los puedes encontrar durante casi todo el año), algunos frutos secos, algunos cítricos, aguacates (y otros mencionados anteriormente) pueden ayudarte a conseguir los niveles de magnesio que tu organismo necesita. Consulta con tu médico para conocer tus verdaderos valores y mantenerlos adecuadamente.

 

 

Muchas veces nos preguntamos, ¿qué significa seguir una alimentación saludable? Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que nos brinden los nutrientes que necesitamos para mantenernos sanos, sentirnos bien y tener energía. Estos nutrientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, el agua, las vitaminas y los minerales.

 

La nutrición es importante para todos. Combinada con la actividad física y un peso saludable, la buena alimentación es una forma excelente de ayudar a nuestro cuerpo a mantenerse fuerte y saludable.

 

Para tener una dieta balanceada y saludable, debemos consumir una variedad de alimentos ricos en nutrientes. Lo mejor es elegir los alimentos que tengan más nutrientes de cada grupo de alimentos cada día, es decir, los que están repletos de vitaminas, minerales, fibra y otros nutrientes.

 

Siguiendo la línea de una alimentación saludable, hoy queremos compartir una deliciosa receta de Eva Arguiñano de barritas de higos secos muy fácil para fabricar nosotros mismos.

 

Para una docena de barritas necesitaremos: 

100g de higos secos El Pajarero, 

100g de ciruelas pasas, 

125g de nueces (peladas), 

50g de copos de avena, 

50g de chocolate negro

 

Picamos los higos secos El Pajarero y las ciruelas y las colocamos en una picadora. Agregamos los copos de avena y las nueces y las trituramos durante 3 minutos aproximadamente. Lo pasamos a un bol, rallamos el chocolate encima y mezclamos bien. Pasamos la mezcla a la encimera y amasamos hasta que los ingredientes queden perfectamente integrados. Colocamos la masa entre 2 papeles de horno y la estiramos con un rodillo hasta conseguir un rectángulo de 3 centímetros de grosor. Dejamos la masa en el frigorífico durante 30 minutos para después cortarla en barritas y listo para servir.

 

Aquí tenemos otra versión de la receta de barritas de higos secos que publicamos anteriormente.

 

¡A disfrutar!

 


 

Un año más Higos El Pajarero ha superado la auditoría de la Norma IFS (International Food Standard) obteniendo el nuevo certificado IFS Food. El cumplimiento de la misma, prueba que la empresa cumple con la legislación en materia de seguridad alimentaria. Establece una norma y sistema común de evaluación que reduce el número de auditorías soportadas y ofrece un resumen cualitativo, para priorizar en las áreas de mejora.

 

La norma IFS (International Food Standard), se creó para unificar una norma de calidad y seguridad alimentaria. Ha sido desarrollada por la distribución alemana minorista, la distribución francesa (mayoristas y minoristas) y aceptado por la distribución holandesa e italiana. Se desarrolló para facilitar a los minoristas una herramienta de gestión de la calidad, especialmente orientada al cumplimiento de sus obligaciones legales y de protección al consumidor.

 

La norma IFS, además de legislar la seguridad alimentaria, también facilita el control de las etapas de producción y reduce al máximo los peligros de contaminación. Por otra parte, representa una diferencia de mercado competitiva, porque permite acceder a nuevos mercados.

Se aplica en compañías que fabrican o envasan productos alimentarios, cuando se procesa un producto o cuando existe un peligro de contaminación. 

 

Objetivo de la norma IFS Food 

Surgió como necesidad de desarrollar una norma uniforme de calidad y seguridad alimentaria, entre los factores más determinantes para ello destacamos

las demandas de los consumidores,

la responsabilidad cada vez mayor de los distribuidores,

el incremento de requisitos legales y

la globalización del suministro de productos.

 

¿A quién se aplica la norma IFS Food?

Es una norma específica para la industria alimentaria, siendo sólo aplicable a compañías fabricantes o envasadoras de productos alimenticios. Es decir, la norma IFS Food sólo puede aplicarse cuando se procesa un producto o cuando existe un peligro de contaminación de un producto durante el proceso de envasado primario.

 

Aspectos generales de la norma IFS Food

Surgió como necesidad de desarrollar una norma uniforme de calidad y seguridad alimentaria. Los factores más determinantes son: las demandas de los consumidores, la responsabilidad cada vez mayor de los distribuidores, el incremento de requisitos legales y la globalización del suministro de productos.

La norma IFS FOOD detalla los procedimientos que deben respetar las empresas del sector de alimentación que desean tener el certificado IFS FOOD.

Es una norma específica para la industria alimentaria, siendo sólo aplicable a compañías fabricantes o envasadoras de productos alimenticios.

 

10 Beneficios de la Norma IFS Food 

 

1. Establece una norma común con un sistema común de evaluación, que permite una evaluación por organismos de certificación acreditados.

 

2. Reduce el número de auditorias soportadas, la certificación evita auditorias de empresas de distribución y otros clientes, que reconocen la auditoria de certificación como propia.

 

3. Constituye una prueba evidente del cumplimiento de la legislación en materia de seguridad alimentaria.

 

4. La auditoria proporciona un resumen cualitativo de los resultados, permitiendo a la organización priorizar las áreas de mejora.

 

5. Proporciona a los clientes una visión panorámica de las fortalezas y debilidades de los proveedores.

 

6. Asegura una mayor facilidad para la comparación y transparencia a lo largo de toda la cadena de suministro.

 

7. Permite conciliar la seguridad alimentaria y el control de calidad.

 

8. Facilita el control de todas las etapas de producción, reduciendo al máximo los peligros de contaminación, asegurando la inocuidad de los alimentos producidos y/o envasados.

 

9. Permite acceder a nuevos mercados gracias a su incremento en cuanto a calidad y al cumplimiento de requisitos de muchos de los grandes distribuidores.

 

10. Es fácilmente integrable con otras normas de seguridad alimentaria (IFS/BRC/ISO 22000).

 

En Higos El Pajarero, está entre nuestras prioridades ofrecer a nuestros consumidores un producto de calidad. Por ello, a menudo, nos sometemos a auditorías de diversos tipos. Las mismas certifican que Higos El Pajarero ofrece productos de calidad que cumplen con las normativas vigentes. Aquí puedes ver nuestras certificaciones.