Seguramente ya sabes que los higos secos tienen numerosos beneficios y propiedades. Esto lo consigue gracias a que son ricos en vitaminas del grupo B, vitamina C, A y E y otros tantos minerales como el calcio, hierro, magnesio, zinc, cobre o fósforo entre otros.

Incorpora este magnífico alimento a tu dieta diaria, y en breve, comprobarás sus beneficios.

Tanto si los consumes directamente como en platos dulces o salados, los beneficios de los higos secos, son innumerables.

Hoy queremos compartir contigo una receta auténtica y natural que no sólo podrás tomarla con el desayuno o la merienda, sino que son ideales para que los niños se los lleven al cole. 

Ya verás como con algunos higos secos El Pajarero y avena (además de otros pocos ingredientes) añadirás dulzura natural, sabor y textura de esta deliciosa fruta seca.

 

Ingredientes

 

1 1/2 tazas de harina para todo uso

1 cucharadita de polvo de hornear

1/2 cucharadita de sal kosher o sal marina

3 tazas de avena

1 taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

1 1/2 tazas de azúcar moreno

 

Cómo hacerlo

 

Paso 1    

En un tazón, bate la harina, el polvo de hornear y la sal. Añade la avena y reserva.

 

Paso 2    

En una batidora, bate la mantequilla y el azúcar moreno hasta que estén bien mezclados, aproximadamente 1 minuto. Bate los huevos y la vainilla. Añade la mezcla de harina hasta que se mezcle bien. Revuelva los higos secos en la masa. Enfriar la masa durante al menos 1 hora o hasta la noche (la masa también puede ser precocida y congelada para su uso futuro).

 

Paso 3    

Precalienta el horno a temperatura alta. Cubre un par de bandejas con papel sulfurizado (también llamado papel de horno). Distribuye las porciones de masa del tamaño de una cucharada en las bandejas alineadas, espaciándolas a una pulgada y media de distancia. Hornea de 12 a 14 minutos o hasta que las galletas estén ligeramente doradas. Déjalas enfriar durante unos minutos y luego pásalas a una rejilla para terminar de enfriar.

 

Recomendación: Disfrútalas con una buena taza de té o de leche animal o vegetal. ¡Te encantarán!


Los higos secos son un alimento muy saludable, no existe ninguna contraindicación que impida su consumo, sin embargo, es aconsejable consumir unos 30 gramos de higos al día, lo que equivale a 5 unidades aproximadamente. Y lo mejor es que puedes comerlos directamente de la bolsa o agregarlo en tus recetas tanto dulces como saladas.
 
El consumo de higos secos es una buena forma de cuidar tu salud mientras disfrutas de su sabor dulce y suave. El higo es famoso por tener muchas propiedades beneficiosas, y al ser seco, tiene suficiente durabilidad, es pequeño, fácil de llevar a todas partes y en su proceso de transformación de fruta fresca a fruta seca los propios azúcares hacen que se conserve y la pérdida de sus nutrientes sea mínima.
 
Después del proceso de secado, el contenido de agua se reduce del 80% al 15% y su contenido calórico es casi cuatro veces mayor que el de la fruta fresca. Lo que tiene ventajas, sobre todo para los deportistas.
 

¿Por qué tienes que comer higos secos todos los días?

 
Luego de leer la cantidad de propiedades beneficiosas para la salud, podrás sacar tus propias conclusiones. A continuación mencionamos seis de ellas:
 
1) Son un alimento altamente calórico, que como decíamos anteriormente, es un tentempié perfecto para los deportistas. 
 
2) Es una buena fuente de fibra, alimento ideal para personas con estreñimiento.
 
3) Contiene pectina, una fibra soluble que ayuda a reducir los niveles de colesterol en la sangre.
 
4) Entre todas las frutas, son las más ricas en calcio y manganeso ideales para fortalecer el sistema óseo.
 
5) Tiene un buen contenido en potasio por lo que combate la presión arterial alta.
 
6) En las mujeres ayuda a mejorar el dolor de la menstruación debido a su contenido de vitaminas B6 y E.
 
7) Los higos no contienen grasas saturadas, colesterol o sodio.

Página 1 de 28