Feb 28

Galletas de higos secos y avena. Natural, natural!

 

Seguramente ya sabes que los higos secos tienen numerosos beneficios y propiedades. Esto lo consigue gracias a que son ricos en vitaminas del grupo B, vitamina C, A y E y otros tantos minerales como el calcio, hierro, magnesio, zinc, cobre o fósforo entre otros.

Incorpora este magnífico alimento a tu dieta diaria, y en breve, comprobarás sus beneficios.

Tanto si los consumes directamente como en platos dulces o salados, los beneficios de los higos secos, son innumerables.

Hoy queremos compartir contigo una receta auténtica y natural que no sólo podrás tomarla con el desayuno o la merienda, sino que son ideales para que los niños se los lleven al cole. 

Ya verás como con algunos higos secos El Pajarero y avena (además de otros pocos ingredientes) añadirás dulzura natural, sabor y textura de esta deliciosa fruta seca.

 

Ingredientes

 

1 1/2 tazas de harina para todo uso

1 cucharadita de polvo de hornear

1/2 cucharadita de sal kosher o sal marina

3 tazas de avena

1 taza de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

1 1/2 tazas de azúcar moreno

 

Cómo hacerlo

 

Paso 1    

En un tazón, bate la harina, el polvo de hornear y la sal. Añade la avena y reserva.

 

Paso 2    

En una batidora, bate la mantequilla y el azúcar moreno hasta que estén bien mezclados, aproximadamente 1 minuto. Bate los huevos y la vainilla. Añade la mezcla de harina hasta que se mezcle bien. Revuelva los higos secos en la masa. Enfriar la masa durante al menos 1 hora o hasta la noche (la masa también puede ser precocida y congelada para su uso futuro).

 

Paso 3    

Precalienta el horno a temperatura alta. Cubre un par de bandejas con papel sulfurizado (también llamado papel de horno). Distribuye las porciones de masa del tamaño de una cucharada en las bandejas alineadas, espaciándolas a una pulgada y media de distancia. Hornea de 12 a 14 minutos o hasta que las galletas estén ligeramente doradas. Déjalas enfriar durante unos minutos y luego pásalas a una rejilla para terminar de enfriar.

 

Recomendación: Disfrútalas con una buena taza de té o de leche animal o vegetal. ¡Te encantarán!