Esta receta familiar y de origen árabe, es especial si te gustan los platos agridulces. Nos la preparaba mi bisabuela desde que éramos pequeños y desde entonces nos resulta un placer degustar este manjar. Lo mejor de todo es que es sencilla de preparar y muy económica.

Los higos combinados con el pollo y la miel además de aportarle un sabor único a los platos, también le aporta una textura suave al paladar, lo que lo hace aún más apetecible. 

Los mejores higos para esta receta son higos El Pajarero porque son pequeños, tienen mucha pulpa y niveles elevados de fibra, minerales, hidratos de carbono y vitaminas, lo que los convierte en un complemento excelente para una alimentación sana y equilibrada.

Vamos al grano. ¿Qué necesitas para esta receta de Pollo con higos secos y miel? 

Ingredientes

- 1 kg de cuartos traseros de pollo. También pueden ser muslos

- 16 higos secos El Pajarero

- 2 cucharadas de miel

- 2 cebollas medianas

- 100 ml de vino blanco

- Aceite de oliva

- Sal

Preparación:

Te recomendamos que utilices una olla de barro o cazuela.

Antes de empezar, pica los 16 higos El Pajarero, ponlos en un cuenco con agua. Sumérgelos de modo que queden totalmente cubiertos.

Posteriormente, corta en juliana las cebollas y ponlas en la olla de barro con un poco de aceite, una cantidad más bien generosa. Mientras tanto, quítale el exceso de grasa al pollo, échale sal y lo pones a dorar en una sartén por ambos lados (atención, sólo doralo). Después lo añades a la olla y lo rocías con el vino blanco. Reparte la miel por encima del pollo y agrégale los higos junto con el agua en los que se han hidratado. Posteriormente ve dándole la vuelta de vez en cuando para que se haga igual por ambos lados. Si ves que le hace falta líquido, puedes ir añadiéndole en la medida que lo necesite. Como sugerencia, cocínalo a fuego medio manteniendo en todo momento la olla o cazuela tapada. Calcula aproximadamente unos 40 minutos, aunque esto es relativo, yq que todo depende de la cocina de cada uno. Por las dudas, no lo descuides y ve mirándolo de tanto en tanto para evitar que se pegue o se seque.

Nota: 

1) Ten en cuenta que en la cocción no debe faltar líquido pero tampoco debe quedar demasiado caldoso. No lo descuides y ve mirándolo de tanto en tanto para regular la cocción y el líquido.

Seite 11 von 11